Consejos Utiles para Comprar Mejor

Lavarropas

Combinar agua y jabón en polvo de forma "inteligente" y ahorrar tiempo. Es lo que hace este electrodoméstico que, como todos sabemos, se utiliza para lavar la ropa.

Te ofrecemos esta guía, que te permitirá conocer los factores a tener en cuenta para comprar el lavarropas adecuado:

  1. Historia y curiosidades
  2. Tipos, funciones y características
  3. Consejos de compra
  4. Consejos de uso

1.- Historia y curiosidades

Desde siempre la ropa se ha lavado “cociéndola” en agua caliente con jabón. En 1782, H. Sidgier diseñó un artefacto operado a mano, compuesto por un tonel de madera y una manivela. En 1851 el norteamericano James King inventó y patentó el lavarropas con tambor y, en 1858, Hamilton Smith añadió al tambor la rotación en ambos sentidos. En 1880 aparecen los primeros lavarropas que calientan el agua mediante gas o carbón.

Con la incorporación de motores eléctricos y de explosión, entre 1900 y 1935 llega la automatización. El primer lavarropas eléctrico data de 1908 (Fisher). Funcionaba, y bien, hasta que el movimiento de la cuba hacía salpicar el agua a la toma de corriente y el motor, con gran riesgo para el usuario. Por ello en los años 30 el tambor se cerró herméticamente.

Los laureles del primer lavarropas completamente automático se los disputan las compañías Bendix Corporation (1937) y la General Electric (1947). En cualquier caso, eran tan caros e inseguros (había que sacar la ropa a través de dos peligrosos rodillos escurridores en la parte superior), que estaban fuera del alcance del público en general.

Es en los años 50 se incorpora el temporizador, lo cual los hacía enteramente automáticos. Los precios bajan y hacen que los lavarropas sean accesibles a un mayor número de hogares.

2.- Tipos, funciones y características

Los lavarropas en el mercado se pueden clasificar de varias formas:

  • De acuerdo a su carga

    , hay dos tipos: de carga frontal o de carga superior.
  • Según su función

    existen: lavarropas o lavasecarropas.
  • Capacidad:

    en los lavarropas de uso doméstico varía entre 4,5 y 6 Kg. de capacidad de ropa.
  • Velocidad de centrifugado:

    varía entre 400 y 1.600 r.p.m. (vueltas del tambor por minuto).
  • Programas de lavado:

    son las posibilidades de acuerdo a las necesidades de lavado (programas de lavado, selectores de temperatura, etc.).

3.- Consejos de compra

Un lavarropas tiene una durabilidad aproximada de 10 años, por lo que, antes de comprarlo, es bueno comparar las distintas marcas y modelos y tener en cuenta algunos puntos:

1. Atender el número de programas de que dispone. Éste dependerá de la variedad de los tipos de tejidos que se usen (algodón, fibras, lanas, etc.), del grado de suciedad y del color.

2. El modelo de carga frontal es recomendable si se quiere aprovechar el espacio superior. La opción de carga superior, que es más angosto, es recomendable cuando hay problemas de espacio.

3. Prestar atención a las medidas: según el lavarropas sea carga frontal o carga superior suele tener medidas estándar pero es importante tomar las medidas del espacio donde se instalará.

4. Para familias numerosas, elegir un lavarropas con capacidad para 5 Kg. de ropa o más.

5. Si se tiene poco espacio para tender la ropa, es recomendable un modelo con una velocidad de centrifugado superior (en r.p.m.). A mayor velocidad, menor porcentaje de humedad residual en la ropa y se secará más rápidamente.

6. Comprobar la accesibilidad. Para la comodidad del usuario, hay que fijarse en la puerta (cuanto mayor es el diámetro y su ángulo de giro, más accesible resultará el lavarropas.

7. La seguridad es otro aspecto a no descuidar: el lavarropas de carga frontal debe tener bloqueo de la puerta durante el funcionamiento y apertura retardada.

8. Verificar la instalación del lavarropas con personal idóneo para evitar el mal funcionamiento del aparato.

4- Consejos de uso

1. Salvo que incluyan una función de control automático, se debe utilizar el lavarropas a plena carga y con los programas adecuados al tipo de ropa (muchos lavarropas utilizan la misma cantidad de electricidad y agua, sea cual sea la carga), de lo contrario utilizar la función ½ carga a fin de ahorrar agua y energía.

2. El número de programas del lavarropas elegido debe coincidir con los tipos de tejidos que utilices (algodón, fibras, lanas, etc.), y también el grado de suciedad y el color de la ropa que normalmente laves.

3. Lee atentamente las instrucciones del envase del jabón en polvo, blanqueador, y enjuague. Indican cómo dosificar en función al lavado y a la dureza del agua.

4. Lavar con la temperatura más baja recomendada: lavar bien no es sinónimo de lavar a altas temperaturas. Lavar a 30º o menos supone un ahorro del 40% de energía.

5. A la hora de desprenderse del viejo lavarropas, recurrir a los servicios de “Retiro de tu viejo aparato”, al momento de la entrega retiran el viejo equipo y el mismo el puesto a disposición de organizaciones especializadas en conformidad con la reglamentación vigente sobre la protección del medio ambiente.

VER TODAS LAS PREGUNTAS